Los gatos son carnívoros, por lo que su organismo está hecho para digerir ciertos alimentos. Especialmente, hay que evitar darle algunas comidas que puedan afectar su proceso digestivo y sobre todo el funcionamiento de su hígado, el cual presenta dificultades orgánicas para procesar algunas toxinas. Es por ello, que debes conocer cuáles alimentos no deben ingerir los gatos a fin de que los excluyas de su dieta y evites riesgos innecesarios a su salud.

Frutas cítricas y aguacate

Las frutas cítricas resultan intolerantes para la digestión de los gatos, pues afectan directamente al riñón causándoles malestar y diarrea. Por tal razón está prohibido dale al felino limón, naranja, uvas y pomelos. El aguacate también es perjudicial para los gatos porque contiene una sustancia fungicida altamente tóxica para esta especie.

Verduras

La cebolla, el ajo y el cebollín pueden causar anemia en los gatitos, pues destruyen los glóbulos rojos debido a su contenido de tiosulfato. Los brotes, las hojas y el tallo de la patata sontóxicos para este animal, por contener una sustancia conocida como solanina, que es tóxica tanto para el minino como para el hombre. La patata hervida no le perjudica, pues al calor, esta sustancia desaparece. Todos estos alimentos, resultan tóxicos sólo si los ingiere en grandes cantidades. El corto tractodigestivo del gato es lo que hace difícil el procesamiento de estas verduras.

Chocolate, café, té

Entre los alimentos que no deben ingerir los gatos encontramos la teobromina, sustancia contenida en el chocolate, el café y el té, produce en los gatos deshidratación, vómitos, diarrea o úlceras. Es una sustancia prohibitiva para la dieta del felino, pues puede llegar a afecta significativamente su sistema nervioso, provocando convulsiones y hasta la muerte.

Comida para perros

La comida para perros carece de taurina y ácido araquidónico, nutrientes esenciales para los gatos, por lo que la inadecuada ingesta permanente de este alimento canino ocasionaría un déficit significativo de los sustentos gatunos, generándole debilidad, inmunodeficiencia y otros problemas severos de salud.

Sal y azúcar

Otros alimentos que no deben ingerir los gatos son la sal y el azúcar. Los gatos no deben ingerir sal, pues ésta les causa serias afecciones renales e hipertensión. Los embutidos, por otra parte, suelen contener azúcar que no es provechoso para la mascota, además que su alto contenido de grasa puede ocasionarles daños en el páncreas.

La leche

Al igual que los humanos, los gatos van desarrollando a medida que crece una intolerancia a la lactosa. A pesar de lo que se cree, la leche de vaca no es buena para el gato, por lo que si decides darle este alimento, deberás asegurarte que esté deslactosada y que sea en muy mínimas y esporádicas cantidades.

Carne con huesos o pescado con espinas

El riesgo en que incurren los felinos al ingerir estos alimentos no está en la composición química o la toxicidad, sino en el daño que pueden sufrir con los huesos o espinas cuando intenten tragar y se lesionen el tracto digestivo. Es importante que revises bien y extraigas estos puntiagudos componentes óseos  antes de darle de comer al gatito.